El Cuerpo de Voluntarios Jesuitas del Noroeste (JVC Northwest)

La misión, la visión, y los valores

El Cuerpo de Voluntarios Jesuitas del Noroeste (JVC Northwest) responde a las necesidades locales comunitarias del Noroeste a través de proveer voluntarios que hacen servicio basado en la tradición católica jesuita. Honrando el Divino en todo, nosotros visualizamos al Noroeste como una región sustentable en donde todos vivan con dignidad, sean tratados justamente, y contribuyan activamente a su propio empoderamiento y al cambio positivo en sus comunidades. JVC Northwest desea llevar a cabo los cuatro valores de la comunidad, la vida sencilla, la justicia social y ecológica, y la espiritualidad/reflexión.

Cada año, JVC Northwest provee y apoya más de 150 voluntarios en posiciones de tiempo completo con organizaciones locales en sitios urbanos, rurales, y aislados alrededor de los estados de Washington, Oregon, Idaho, Montana, y Alaska. Lxs Voluntarixs Jesuitas (JVs) sirven con organizaciones como escuelas, servicios sociales, centros de salud, clínicas legales, y agencias ambientales, mientras sirven a lado de las comunidades que han sido empujado a las márgenes de la sociedad, incluyendo los que están sin casa, los adultos con discapacidades, las mujeres escapándose del abuso, los jóvenes en peligro, las personas sin trabajo, las comunidades indígenas y Latinx, y los ecosistemas frágiles alrededor del Noroeste. El año de servicio empieza cada agosto y termina en el fin de julio.

Los beneficios del servicio

Se cubre las necesidades básicas:

  • JVC Northwest provéele a cada voluntario una cantidad de dinero mensual para cubrir los costos básicos de vivir, como la renta, las utilidades, y la comida. Cada JV junta su dinero con sus compañeros de casa para cubrir los gastos. Aparte, los JVs reciben $100 mensual para los gastos personales, como por ejemplo el pago de celular, viajes a la casa durante el año de servicio, etc.
  • JVC Northwest se le da un seguro médico básico a los JVs el primer día de la orientación y por la duración del año de servicio. Los pagos y las recetas pueden ser pagados por JVC Northwest hasta una cierta cantidad. Este seguro básico no incluye cobertura dental ni óptica. Los JVs también pueden elegir quedarse en otro plan de seguro médico si es que ya lo tienen.
  • La gran mayoría de JVs son miembros de AmeriCorps, y así, reciben una beca de $5,815 para la educación al terminar con su servicio. Esta beca sirve para hacer pagos en ciertos préstamos estudiantiles calificados, o pagar por educación en el futuro. Para los préstamos que no califican, puede ser que los JVs reciban un aplazamiento, una tolerancia, o un plan de pago basado en sus ingresos, dependiendo de la entidad de préstamo.
  • Gracias a mucho apoyo generoso de ex-voluntarios, amigos, y fundaciones, JVs no necesitan recaudar fondos para poder servir como Voluntario Jesuita. Solamente pedimos que los JVs lleguen a Portland para empezar el año; nosotros cubrimos el transporte a su local de servicio y para regresar a su casa al fin del año.

 

Otro apoyo durante el servicio

JVC Northwest tiene una reputación de apoyar muy bien a los JVs. Cada voluntario recibe apoyo individual de:

  • Un(a) coordinador(a) que visita a cada comunidad de JVs dos veces al año y ofrece apoyo regularmente
  • Unas personas locales, típicamente ex-JVs y miembros de la comunidad Jesuita
  • Tres retiros para que los JVs se reúnan, reflexionen, recen, y convivan
  • Una comunidad más grande de ex-JVs quienes están involucrados durante el año servicio y más allá

 

La transformación personal

Muchas personas se convierten en JVs para hacer una diferencia en las vidas de otras personas. En el camino, los JVs muchas veces descubren que son ellos los que están siendo transformados por los varios dones que reciben. Las experiencias prácticas y profesionales que uno gana a través del servicio pueden ayudar a los JVs en sus carreras profesionales – y nuevas amistades y relaciones con sus compañeros del trabajo, clientes, y compañeros de casas pueden durar la vida entera. La experiencia es difícil en un nivel emocional, intelectual, y espiritual, y muchas veces los ex-JVs la llaman una de las experiencias más gratificantes de sus vidas.

Las habilidades profesionales

Los JVs pasan cientos de horas desarrollando sus habilidades profesionales y personales durante el año. Muchas veces deciden seguir un camino de trabajo o vocación en que pueden compartir sus dones y habilidades más allá del año de servicio.

La amistad y comunidad para toda la vida

Los JVs comparten los hogares, comidas, y lo bueno y malo de la vida todos juntos – formando lazos profundos los cuales frecuentemente duran toda la vida. Después del año de servicio, los JVs forman parte de una comunidad de más de 7,000 ex-JVs (FJVs) quienes han servido en el Noroeste, y miles más que han servido alrededor del país y del mundo. La comunidad de FJVs organiza juntas y retiros, y comparte oportunidades de hospedaje y trabajo y otros recursos. La invaluable comunidad de FJVs conecta y anima a los individuos que le dan importancia al servicio a quedarse enraizados en los cuatro valores de JVC Northwest.

 

Las calificaciones: JVC Northwest da la bienvenida a los individuos con más de 21 años con una licenciatura de 4 años o la experiencia del trabajo equivalente, no casados, y sin dependientes. Los candidatos deben comprometerse a explorar cada uno de los valores principales y estar dispuestos a una variedad de puestos y locales. Los candidatos deben hablar proficientemente, o sino con fluidez, el inglés, poder conseguir sus propias visas, y ser elegible para trabajar en los estados unidos.

Los que tienen interés pueden aprender más aquí.

Con cualquier pregunta, favor de mandar un correo electrónico a ccostello@jvcnorthwest.org. También se puede llamar a la oficina al 503 335 8202.